14.5.16

La biblioteca de mi vida.

¡Hola! Hoy os traigo un texto que escribí para el colegio y que al final no leímos, pienso que es el mejor que he escrito junto con uno que no puedo publicar porque lo presenté a un concurso y se quedaron con mis derechos de autor... Ya os dejo con:


Cuentos y más cuentos me leían mis padres, cosa que me motivó a aprender a leer, quería ser yo quien descubriese las aventuras de los protagonistas.. Jamás olvidaré aquella colección que me regalaron y solía pedir que me los leyeran aunque yo me los sabía de memoria de tanto haberlos leído.
Un día, mi padre me presento una fiel amiga, que me ha visto crecer y que ha sido el hogar de mi imaginación. Fiel amiga que me encantaba y encanta visitar. La conozco de memoria, sé todos los pasillos rebosantes de libros que me encanta ojear. Gracias papá, me presentaste la mejor amiga que pude tener, néctar de dioses que me embauca con su olor a libros.
Sufro, cuando te hacen daño y descubro tus libros rotos o pintarrajeados por un travieso niño. Sufro cuando me cuentas tus pesadillas y me atormentan. Sufro, cuando me cuentas tus desdichas en el amor.
Sonrío, cuando me llenas de gozo el alma con tus chistes. Sonrío, cuando me llevas a países imaginarios, donde habitan seres fantásticos, que conozco perfectamente. Sonrío, cuando no eres desdichada y acabas en un romance correspondido.
Sufro, cuando descubro que te contaminan con obras repulsivas, de autores que te dan ganas de destrozar el libro. Sufro, cuándo te enfadas conmigo por no devolverte partes de ti a tiempo. Sufro, cuando descubro que soy el único que visita tus pasillos.
Sonrío, porque me siento en un paraíso, el tiempo no existe dentro de ti. Sonrío, porque siempre que entro me abrazas y susurras diciendo: “Bienvenido a casa”. Sonrío, porque posees algo que nadie más tiene; algo que solamente algunos sabemos apreciar: El libro.
Arma dañina, satisfactoria, que te atraviesa cual daga, invadiéndote y expulsando todo. Cuando abro un libro no puedo evitar suspirar, pues sé que estoy a punto de entrar en otro mundo del que será difícil apartarme.
Libros que marcan, libros elegidos para engancharme a este vicio y cambiarme la vida por completo. Agradezco infinitamente a mis padres que me hayan inculcado siempre la lectura y lo haré eternamente pero también tengo que agradecer a los autores de todos mis libros leídos; sobre todo a J.K Rowling, por su maravillosa pluma que me metió de lleno en una formidable historia que me cambió la vida. Si no fuese por Harry Potter no habría descubierto nunca lo que me pueden mostrar los libros.
Guerras, romances, aventuras, crímenes, miedo, alegría, sorpresa, emoción, libros…



Espero que os haya gustado este texto. Comentadme de que queréis que escriba el próximo y si me gusta e tema lo haré. No sé si podré subir entrada el lunes porque estoy con los exámenes... así que nos vemos el próximo día. Un abrazo de oso para vosotros y vuestra familia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario